domingo, 3 de julio de 2011

Bondiola de cerdo a la cacerola con salteado de vegetales

La primera vez que hicimos con Alfa esta receta la bautizamos "Bondiolita Montecristo" ya que la dejamos en la cacerola durante todo un capítulo del programa de televisión Montecristo. Ahí descubrimos cómo se puede deshacer en la boca un simple y feliz pedacito de bondiola. Es un plato ideal para este frío, con mucha personalidad. Lleva su tiempo de cocción pero el resultado es extraordinario. Reciclando los repollitos de bruselas y las pencas de las espinacas, junto con los hongos y demás yerbas, hicimos un acompañamiento que, flambeado con cognac, logró combinar los sabores y perfumes ideales para maridar con el cerdito.


1/2 kg. de bondiola de cerdo
1 zanahoria
1 cebolla colorada
1/4 ají verde
1/4 ají rojo
2 dientes de ajo
1 moneda de jengibre fresco
2 hojas de laurel
1, 5 litros de caldo de verduras
aceite de oliva
sal y pimienta


Preparación

1. En una olla de doble fondo se calienta el aceite de oliva hasta que humee. Se sella la bondiola entera previamente salpimentada  hasta que tome un color dorado. Hay que dejarla, sin miedo. Y luego se la sella del otro lado. Se reserva.


2. Se limpia bien la olla del aceite anterior y se le agrega nuevo. Comienzan a entrar las verduras, en su orden. Zanahoria, cebolla y ajíes. Cuando están doradas, se les agrega sal, laurel, el ajo y el genjibre bien picados.

3. Una vez que el aroma de las verduras avisa que están listas y que recibirán al cerdito, entra la bondiola. Se la sienta y acomoda en el medio de la olla. Se agrega el caldo y se baja el fuego al mínimo. Se la tapa y se la deja ser feliz por 40 minutos, sin molestarla. Luego de ese tiempo se la da vuelta y se la deja 20 minutos más.


4. Terminada la bondiola, se la saca del líquido de cocción. Se la deja reposar 5 minutos y se la corta en láminas de 1,5 centímetros. Luego vuelven al caldo para terminar de impregnarse de sabor!!.



Las verduras... deberían ser una receta aparte ya que sólo ellas son un plato suculento y armonioso. Van también como entrada, tibias, sobre brusquetas.

300 grs de repollitos de brucelas
200 grs de pencas de espinacas
200 grs de champignon
150 grs de panceta ahumada en bloque (tocino o bacon)
1 zanahoria
1 zucchini (zapallito largo)
1 cebolla colorada
1 diente de ajo
oliva
sal y pimienta
1 copita de cognac


1. Los repollitos de bruselas deben estar cocidos al vapor, al igual que las pencas de las espinacas.

2. A la panceta se la corta en bastoncitos pequeños (me gusta que se sientan y que sean crocantes). A las zanahorias se las corta en medio círculo, a la cebolla en pluma. El zucchini va en dados de 1 cm. Los champignones se cortan en finas láminas.

3. Se calienta el aceite de oliva en una sartén. Se saltea la panceta por 2 minutos. Se agrega la zanahoria y la cebolla, y se las cocina por 3 minutos más. Luego entran los ajos, con los champignones. Una vez listas estas verduras (el ajo siempre avisa) se agregan las pencas de espinaca y los repollitos de bruselas.

4. Una vez que todo tomó temperatura, se le agrega el cognac y se lo flambea hasta que se evapore el alcohol.



Fue una noche muy buena, Beta se devoró todo el cerdito al grito de "tantito, tantito".

Vino: Emilia de Nieto Senetiner, Cabernet Sauvignon.
Musica: David Bowie, en Vivo BBC Londres 2002. Excelente disco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada